Aceite de Rosa de Mosqueta

Aceite de Rosa de Mosqueta

Una piel sana y bonita

El cuidado diario de la piel, especialmente la de la cara, se ha convertido en un ritual diario para la mayoría de las mujeres y cada vez para más hombres. Es nuestra fachada, lo primero que se ve de nosotros, y por eso, está expuesta a todos los agentes abrasivos externos como el sol, el viento y las temperaturas extremas.

El aceite de Rosa Mosqueta se está convirtiendo hoy en día en un aliado imprescindible en la salud y la belleza de la piel por sus propiedades nutritivas, regenerativas e hidratantes… y además, lo mejor de todo, es natural.

La Rosa Mosqueta o Rosa Eglantería es un arbusto silvestre de la familia de las rosáceas. Es cultivado en zonas europeas húmedas y se encuentra en estado silvestre en la Patagonia, especialmente en Chile, donde tradicionalmente se ha usado su fruto para la elaboración de dulces y mermeladas. Cuando su flor rosada se cae nace un fruto conocido como escaramujo, y es de sus semillas de donde se extrae su milagroso aceite a través de una prensión en frio, conservando de este modo todas sus propiedades.

El potencial de este aceite se encuentra en su alto contenido en Ácidos Grasos Esenciales poliinsaturados: 41% Ác. Linoleico (Omega 6), 39% Ác. Linolénico (Omega 3) y un 16% Ác. Oleico (Omega 9). Los Aceites Grasos Esenciales (AGE) son aquellos que el cuerpo humano no puede generar por sí mismo y los adquiere a través de la dieta, se pueden encontrar en el pescado azul, las semillas, los frutos secos… y su importancia reside en que son nutrientes que están directamente relacionados con la regeneración de los tejidos y el crecimiento celular.

El aceite de Rosa Mosqueta se está usando actualmente en cosmética porque, evita la aparición y reduce las arrugas y estrías de la piel, reduce las marcas y cicatrices producidas por intervenciones quirúrgicas o derivadas del acné, redistribuye la pigmentación con lo que ayuda a reducir las manchas de la piel, reduce las quemaduras y ayuda a retardar el fotoenvejecimiento.

La mejor opción es comprar el aceite en su estado más puro (prensado en frio) y hacer un uso frecuente del mismo, dando un masaje sobre la zona a tratar hasta su total absorción. Usándolo dos veces al día durante tres meses se comienza a notar su efectividad. Para potenciar el efecto se puede enriquecer la crema hidratante habitual con unas gotitas de aceite. La única contraindicación es su uso en pieles grasas por su alto contenido en lípidos.


Este texto es propiedad de ElHerbolario.com y tiene un valor informativo. Si deseas utilizarlo con otros fines o copiarlo, pídenoslo.
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti
Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
ElHerbolario.com :: 2009-2014 :: Hecho con cariño en la Sierra de Madrid
El Herbolario.com es un espacio de información compartida basada en enfoques alternativos sobre salud, estilos de vida y bienestar cotidianos. La información que se ofrece al usuario es sólo a título informativo.
Por favor, utilice esta información con responsabilidad.
Los copyrights sobre lo aquí publicado pertenecen a sus respectivos autores. Contacto
Diseño y Desarrollo Web EditMaker 7.3.0.5