Fitoterapia

Fitoterapia

La terapia medicinal más antigua de nuestra historia

La fitoterapia se basa en el estudio de las propiedades curativas de las plantas y su conocimiento se ha ido extendiendo y evolucionando a lo largo de los siglos hasta nuestros días.

Desde el antiguo Egipto, por ejemplo, nos llega la referencia de una de las primeras enciclopedias de plantas medicinales, el papiro Ebers, que recoge especificaciones de 85 plantas diferentes, entre las que se encuentra por ejemplo la menta o la amapola. Desde entonces, todas las civilizaciones y culturas han estudiado los remedios vegetales como medio de curación del cuerpo, y en muchos casos, del espíritu.

Mediante la utilización terapéutica de plantas podremos prevenir o aliviar una patología leve o moderada, de una forma natural y poco agresiva para nuestro organismo y con menos efectos secundarios. Esto no significa que muchas plantas no tengan poderes y efectos extraordinarios y/o peligrosos, ya que muchas drogas, venenos y productos tóxicos son de origen natural.

Farmacia y fitoterapia
La farmacopea (farmacia) y la química estudian todas las propiedades terapeúticas y composiciones químicas de las plantas y los vegetales entre otros elementos, para la preparación de medicamentos. Concentrando y mezclando compuestos y principios activos nos ofrecen un preparado, previamente testado. El principio activo se encuentra en muchos casos en muy alta concentración, y algunas veces puede resultar una solución un poco agresiva para patologías leves. Por otra parte, muchas estudios han revelado que la utilización de medicamentos merma el poder autocurativo natural de nuestro organismo, y entre otras cosas, a la larga nos hace más vulnerables e indefensos.

La fitoterapia, aunque también estudia la toxicidad de muchas plantas y drogas, está planteada como una forma de autocuración, con remedios fáciles de prepara y con una actividad más leve, y menos agresiva, que en muchos casos en más que suficiente para curar dolencias o problemas de salud cotidianos.

¿Qué es el principio activo?
El principio activo de una planta es su potencial curativo, la parte química donde residen los ingredientes que la hacen efectiva para una enfermedad o patología en concreto. El principio activo de una planta es lo que se extrae para la elaboración de fármacos o lo que obtenemos en menor concentración en un preparado natural, como infusión, aceite esencial, tintura o jarabe.

Métodos tradicionales de preparados de fitoterapia:
La fitoterapia también estudia la mejor manera de extraer el principio activo de cada planta, de tal manera que guarde sus propiedades y no se vean alteradas, así que dependiendo de la planta, del principio activo y su composición química, será recomendada una preparación u otra. Por otro lado, para su extracción se utilizan 3 sustancias básicas, agua, aceite o alcohol.

Todas estos preparados se llaman tisanas, y se clasifican en 4 grupos principales:

Infusión: se realiza con las hojas o flores de la planta, agua hirviendo y unos minutos de reposo.
Decocción: se realiza con las raíces o corteza de la planta, y el mismo procedimiento que la infusión.
Maceración: se utiliza tanto para cortezas, raíces, flores u hojas. Se deben dejar en remojo en agua fría entre 6 y 12 horas, así se evita dañar los principios activos que son sensibles al calor.
Cataplasmas: es el resultado de mezclar el resultado de una maceración con harina, se envuelve la "crema" caliente en gasas y se deja reposar en la zona del cuerpo afectada hasta que se enfría.

Las plantas medicinales y preparados de fitoterapia presentan menos efectos secundarios que los medicamentos convencionales, no obstante, siempre es recomendable consultar con un experto, y no se deben recolectar ni administrar plantas sin un conocimiento previo de la técnica y sin tener un diagnóstico fiiable, para ello puedes consultar con un naturópata, homeópata, médico o pedir consejo a un farmacéutico o en un herbolario.

En nuestra tienda online puedes encontrar los mejores extractos puros de plantas medicinales de cultivo ecológicio, tinturas, que contienen el extracto puro de la planta conservado en agua y alcohol, sin aditivos ni conservantes químicos, y aceites esenciales puros que son extractos de plantas puros, así como plantas medicinales desecadas y embolsadas para que puedas preparar tus propias tisanas, o infusiones variadas, mezclas de plantas con principio activo similar.

Este texto es propiedad de ElHerbolario.com y tiene un valor informativo. Si deseas utilizarlo con otros fines o copiarlo, pídenoslo.
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti
Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
ElHerbolario.com :: 2009-2014 :: Hecho con cariño en la Sierra de Madrid
El Herbolario.com es un espacio de información compartida basada en enfoques alternativos sobre salud, estilos de vida y bienestar cotidianos. La información que se ofrece al usuario es sólo a título informativo.
Por favor, utilice esta información con responsabilidad.
Los copyrights sobre lo aquí publicado pertenecen a sus respectivos autores. Contacto
Diseño y Desarrollo Web EditMaker 7.3.0.6