Semillas de lino

Baratas, accesibles y con variadas y beneficiosas propiedades para la salud

El lino se cultiva desde hace unos 4.000 años para obtener fibra textil en las cuencas del río Nilo, Tigris y Eufrates. Ya desde la antigüedad se comenzó a usar su aceite y sus semillas con fines medicinales. El lino es una planta anual de unos 0,8 metros de altura que tiene flores azules claras. Se aprovecha su tallo para extraer la fibra textil y con las semillas, que comúnmente se llaman linaza se hace harina o aceite, aunque el consumo de la propia semilla está cada vez más extendido.

Semillas de lino

Actualmente el lino se cultiva en casi todos los climas aunque por su calidad suele estar muy valorado el lino proveniente de Rusia. Las semillas de lino suelen ser de dos colores, amarillas o doradas y marrones. Las semillas marrones contienen una alta concentración de Omega 3 mientras que las doradas son de dos tipos: una con la misma concentración de Omega 3 que las marrones y otra menor.

En su composición destaca su alta concentración en ácidos grasos insaturados que se sitúa alrededor del 80%. El ácido oleico u Omega 9 tiene beneficios sobre los vasos sanguíneos, el linoléico u Omega 6 disminuye la concentración de triglicéridos y disminuye la presión arterial y el ácido alfa- linoléico u Omega 3 disminuye el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares. También contiene vitaminas B1, B2, B6, C, E y K y minerales como el calcio, magnesio, fósforo y potasio.

Las semillas de lino tienen una alta concentración de fibra dietética en su composición lo que disminuye el tiempo del tránsito intestinal, ayuda a controlar el apetito y la glucosa y los lípidos en sangre. Una dieta rica en fibra dietética es beneficiosa para la salud porque regula el tránsito intestinal, regenera la flora intestinal, ayuda a eliminar grasas y a evitar la absorción de las mismas por el intestino, disminuye el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares y ayuda a controlar la diabetes. Para adquirir mejor la fibra de la semilla es mejor comerla entera, sin triturar, por ejemplo dejándolas en remojo y bebiendo su agua y comiendo la semilla reblandecida. Contienen bajos niveles de ácidos grasos saturados y no contienen gluten.

Lo que ha causado que las semillas de lino se conviertan en un alimento de actualidad es que contiene fenólicos, que son compuestos vegetales que en los seres humanos ayudan a combatir el cáncer y tienen efectos antioxidantes, en las semillas de lino se encuentran ácidos fenólicos, flanovoides y lignanos, que son indicados contra el cáncer de mama porque bloquean los estrógenos en el tejido mamario ayudando a evitar el crecimiento de los tumores que sean sensibles a estrógenos.

Sus indicaciones son tan variadas como su composición, entre las que se destaca su papel para regular el colesterol, para ayudar en trastornos articulares como la artritis y la artrosis, para fortalecer el corazón y evitar enfermedades cardiovasculares, regular el tránsito intestinal, tratar el estreñimiento crónico, ayuda a tratar la obesidad, la diabetes, a mejorar el estado de la piel debido a su efecto antioxidante y a la aportación de ácidos grasos esenciales, para eliminar líquidos...

Existen diversos estudios realizados por eminencias de la medicina que afirman que el consumo de semillas de lino o de su aceite ayudan a combatir el cáncer y a evitarlo, entre ellos destacan los estudios de la doctora Johanna Budwig, alemana nominada varias veces al premio Nóbel, que afirmó que los ácidos grasos insaturados son decisivos en la función respiratoria de las enzimas. El trabajo conjunto del Omega 3 y de las proteínas permiten que las células cancerosas del organismo "vuelvan a respirar". La doctora Budwig desarrolló una dieta con la que ha tratado a diversos pacientes para tratar el cáncer que consiste básicamente en tomar todos los días una cucharada de aceite de linaza mezclada con dos cucharadas de requesón hasta que no se vea ningún resto del aceite. Además propone un desayuno de muesli con frutas y una cucharada de semillas de lino y adquirir, básicamente, una dieta vegetariana.

James A. Duke, que participa en el Departamento de Agricultura de EEUU afirma en su Libro "La farmacia natural" que los lignanos, componentes que se encuentran en las semillas y aceite de lino son mayores en las dietas vegetarianas porque el consumo de carne los suprime, por lo que el consumo de semillas de lino es óptimo para aquellos que consumen carne. Afirma que ayuda a tratar la psoriasis porque contiene ácido eicoapentaénico y omega 3. También dice que la Comisión E, grupo de expertos alemanes que evalúan la seguridad, efectividad y la dosis óptima de las plantas medicinales, aprueba el consumo de lino para tratar la diverticulitis. Además explica que el consumo de lignanos son beneficiosos contra el cáncer de mama y para tratar la endiometriosis.

La cantidad óptima recomendada de semillas de lino es una cucharada sopera al día, sólo con esa cantidad aportamos a nuestro cuerpo el Omega 3 que necesita, además abusar de la linaza, al ser un aceite, hará que engordemos. Está contraindicada en casos en los que hay riesgo de sufrir obstrucción intestinal. ¿Cómo añadir las semillas de lino a nuestra dieta? Mezclalas con tu yogurt, añadelas a tus cereales por la mañana, en las sopas, haz pan con sus semillas o mézclalas con tus legumbres.

Este texto es propiedad de ElHerbolario.com y tiene un valor informativo. Si deseas utilizarlo con otros fines o copiarlo, pídenoslo.
Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
ElHerbolario.com :: 2009-2014 :: Hecho con cariño en la Sierra de Madrid
El Herbolario.com es un espacio de información compartida basada en enfoques alternativos sobre salud, estilos de vida y bienestar cotidianos. La información que se ofrece al usuario es sólo a título informativo.
Por favor, utilice esta información con responsabilidad.
Los copyrights sobre lo aquí publicado pertenecen a sus respectivos autores. Contacto
Diseño y Desarrollo Web EditMaker 7.3.0.5