La Belladona, veneno

La Belladona, veneno "volador"

De damas romanas enamoradas, brujas y sacerdotes

Atropa belladonna, la belladona, es una planta hoy poco empleada popularmente debido a su alta toxicidad. Se reserva su uso a la industria farmacéutica ya que se considera un veneno o droga muy peligrosa, pero en otros tiempos era una planta muy utilizada y tienen una gran tradición mágica.

La Belladona, veneno

La belladona es una planta que crece en bosques húmedos de Europa, Asia y África. En el norte de España también se puede encontrar esta planta. Puede llegar a medir 1 m. aproximadamente. Tiene unas flores moradas acampanadas muy llamativas y bonitas y unos frutos negros parecidos a las bayas pero que huelen muy mal.

También es conocida como cereza negra, hierba de la muerte, tabaco de pared, cereza del diablo o baya de la bruja.

Contiene altas cantidades de alcaloides tropánicos, sobre todo en sus frutos y raíces. Los alcaloides, tal y como hemos explicado en otras ocasiones, son compuestos químicos (nitrogenados) derivados de los vegetales (y algunos animales), que tienen distintas propiedades sobre nuestro organismo, sobre todo sobre el sistema nervioso central, por lo que son muy utilizados en farmacopea. Algunos alcaloides muy conocidos son la cocaína, la nicotina, la anfetamina, la morfina, codeína, la heroína, la atropina....

Los alcaloides de la belladona (entre ellos atropina) son muy tóxicos y peligrosos, ya que 10-15 bayas de esta planta pueden producir un coma inmediato y llegar a matar a un hombre adulto en pocos minutos.

La belladona tiene efectos hipnóticos y anestésicos, disminuye la secreción de las mucosas, y puede paralizar el sistema digestivo, el sistema respiratorio y producir fuertes alucinaciones. Su toxicidad produce sequedad de la boca, de la nariz y los ojos, risa incontrolable, vómitos, parálisis, hipertensión y migraña. Elimina la sudoración y la producción de leche lactante. La industria farmacéutica utiliza alguna de sus propiedades por ejemplo para la oftalmología, en la producción de colirios que dilatan la pupila, o en algunos medicamentos que alivian los problemas gástricos, para tratar el Parkinson o como analgésico local.

Durante el antiguo Egipto se consumían pequeñas dosis de belladona ya que se creía que tenía el poder de permitirte ver mundos misteriosos. También se ha utilizado como narcótico hasta la Edad Media.

Se cree que su nombre popular “belladona” puede estar debido a que durante el Imperio Romano, las mujeres se aplicaban pequeñas cantidades de la baya bajo los ojos, para que se les dilataran las pupilas y parecer así más bellas.

Otra teoría que puede responder al origen de su nombre explica que los sacerdotes romanos que adoraban a Belona, que era la diosa de la guerra, bebían una infusión de esta planta para invocar a la diosa para que les ayudase a triunfar en las batallas de su ejército.

Hoy por hoy como decíamos, por su gran toxicidad, no se utiliza en ningún formato en fitoterapia ni naturopatía, pero hasta el siglo XIX se utilizaba comúnmente en rituales de brujería para conectar con los espíritus, aliviar el dolor de muelas y viajar a otros mundos. Se cree que una de las formas en que las brujas consumían la belladona, era untando palos con frutos de esta planta y con otras también alucinógenas (como la mandrágora), y se ponían este palo entre las piernas, de ahí el mito de que las brujas podían “volar” montadas en palos de escoba... aunque en algunos casos, el vuelo y viaje conseguido era sólo de ida....

Este texto es propiedad de ElHerbolario.com y tiene un valor informativo. Si deseas utilizarlo con otros fines o copiarlo, pídenoslo.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?   Si (56)   No(5)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Foro(s) asociado(s) a esta noticia:

  • La Belladona, veneno "volador"

    Últimos comentarios de los lectores (1)

    218 | Montserrat Pujola Orobia - 04/08/2012 @ 13:35:42 (GMT+1)
    A mi hermano le pusieron una crema que contenia Belladona cuando tuvo las paperas , menos mal que se le pasaron enseguida, no sabiamos los efectos secundarios que estos producian.
  • Comenta esta noticia (Login)
    Normas de uso
    • Esta es la opinión de los internautas, no de El Herbolario
    • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
    • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
    • Tu dirección de email no será publicada.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

    Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
    ElHerbolario.com :: 2009-2014 :: Hecho con cariño en la Sierra de Madrid
    El Herbolario.com es un espacio de información compartida basada en enfoques alternativos sobre salud, estilos de vida y bienestar cotidianos. La información que se ofrece al usuario es sólo a título informativo.
    Por favor, utilice esta información con responsabilidad.
    Los copyrights sobre lo aquí publicado pertenecen a sus respectivos autores. Contacto
    Diseño y Desarrollo Web EditMaker 7.3.0.5